Es la tercera temporada consecutiva que en el Lointek Gernika disfrutan de Rosó Buch vistiendo su camiseta. Son infinitos los motivos los que hacen que todo equipo quiera tener en sus filas a una jugadora como ella.

La natural de Mataró, a sus 30 años, es una mítica de la Liga Femenina Endesa y que no para de hacer sonreír a los amantes del baloncesto.

Tanto en liga como en la fase previa de la EuroCup ya hemos visto grandes momentos de Rosó en este inicio de curso. Y como siempre, siendo muy importante para las suyas en muchos aspectos.

Buch se ha convertido en el cuerpo y el alma del Gernika, dando un equilibrio necesario en cualquier club tanto en la pista como fuera de ella.

Es el cuerpo del equipo, porque se deja la piel en la cancha todos y cada uno de los minutos que está jugando. Y también es el alma, porque su alegría se contagia a las demás.

Sin ver los partidos y quedándonos solo con las hojas de estadísticas, no podemos hacernos una mínima idea de lo que es Rosó para el Gernika. La garra, la actitud, el coraje y la magia no quedan registrados, y es lo que más la caracteriza sobre una pista.

 

 

Esta imagen de arriba refleja muy bien lo que es Buch. El corazón de un vestuario y que hace que todas a su alrededor tengan una sonrisa en la cara.

Una cita muy famosa de John Quincy Adams dice que «si tus acciones inspiran a los demás a soñar, aprender y hacer más; eres un líder». Y es una frase que define muy bien a Rosó.

 

 

 

 

 

Imágenes vía: Rosó Buch en Instagram

 

#EntraEnLaZona

 

Si te gusta leer y escuchar podcasts sobre baloncesto te recomendamos que nos sigas en nuestro Patreon y allí encontrarás contenido exclusivo que no está en la web. ¡En patreon.com/elperimetro lo encontrarás!

Por Manu Fresno

La magia ocurre sobre el parqué, solo soy encargado de narrarla.