Brittney Griner lleva ya 8 meses alejada de su hogar, de su familia, del baloncesto y de todo. La jugadora estadounidense, que fue detenida en Rusia y está con una condena de 9 años por delante, está siendo una prisionera política en plena guerra.

Un tribunal ruso fijó el lunes el 25 de octubre para la apelación de Griner sobre la sentencia que tiene de casi una década de prisión. El tribunal de la región de Moscú dijo que escuchará su apelación.

Los abogados de Brittney pudieron reunirse con ella en Rusia, y mandó este mensaje: «Gracias a todos por luchar tan duro para llevarme a casa. Por todo el apoyo y el amor, definitivamente me están ayudando».

Por otra parte, su abogada dijo esto: «Ella no ha estado en tan buenas condiciones como a veces podía encontrarla. No está convencida de que USA pueda llevarla a casa. Está muy preocupada sobre cuál será el precio, y tiene miedo de tener que cumplir toda la sentencia en Rusia». Otro de sus abogados añadió sobre esa cárcel que «cuando hace calor afuera, hace demasiado calor dentro, y cuando hace frío afuera, hace demasiado frío dentro».

 

Mientras esperamos más noticias desde Rusia, hay que hacer como sus compañeras de la WNBA u otros deportistas como Stephen Curry, que se acordó de ella mientras recibía su anillo de campeón.

 

 

 

 

 

Imagen vía: Getty Images

 

#EntraEnLaZona

 

Si te gusta leer y escuchar podcasts sobre baloncesto te recomendamos que nos sigas en nuestro Patreon y allí encontrarás contenido exclusivo que no está en la web. ¡En patreon.com/elperimetro lo encontrarás!