A sus 23 años, Marina Mabrey está jugando su primera temporada en la Euroliga con el TTT Riga. La nueva jugadora de las Dallas Wings atendió a El Perímetro horas antes de oficializarse su traspaso a la franquicia tejana. La campeona de la NCAAW analiza su primer curso con el conjunto letón, recuerda su etapa universitaria en Notre Dame y cuenta la exigencia de jugar en la WNBA. Además, también opina sobre el nuevo convenio colectivo de la liga estadounidense.

 

P. Esta es tu primera experiencia en la Euroliga. ¿Qué balance haces de ella?
Marina: Bueno. Estoy mejorando, jugar ante algunas de las mejores exteriores del planeta es todo un reto. Todavía tengo mucho que aprender, pero estoy intentando competir con ellas y demostrarles que puedo llegar a estar a ese nivel. También intento involucrar a mis compañeras en el juego y aprender de otras culturas y jugadoras. Lo estoy disfrutando mucho.

 

P. Estáis con 3 victorias y 10 derrotas en la Euroliga, pero estás liderando al equipo en anotación. ¿Estás satisfecha con tu temporada?
Marina: Somos un equipo muy joven. Algunas de las jugadoras del equipo están afrontando sus primeros años como profesional y nos enfrentamos ante conjuntos con algunas de las mejores jugadoras del mundo. Pese a ello, en la gran mayoría de partidos hemos competido y nuestros rivales nos toman en serio.

 

P. Vencisteis al UMMC Ekaterinburg, por ejemplo…
Marina: Eso es. Vinieron aquí y fue un partido igualado. Al final, conseguimos llevarnos la victoria tanto ante ellas como ante un par de equipos más. Somos agresivas y no lo ponemos fácil nunca, así que nos respetan y saben que tienen que jugar duro para ganarnos. Tenemos que mantenernos positivas y quedarnos con lo bueno que estamos logrando con un grupo tan joven.

 

Resultado de imagen de Marina Mabrey NCAA

 

P. Jugaste cuatro años en la universidad de Notre Dame. ¿Cómo te ha ayudado esa etapa a afrontar el profesionalismo?
Marina: Muffet McGraw (entrenadora de Notre Dame) nos ayudó mucho a convertirnos en mejores jugadoras. Por ejemplo, tras dos años jugando como escolta, empecé a jugar de base en mi tercer año. Yo creía que no podría hacerlo, pero ella me dijo que mi carrera profesional sería mejor si era capaz de jugar de ‘1’ y ser más versátil.

 

P. Ganasteis el campeonato de la NCAAW en 2018. ¿Qué recuerdos tienes de ese camino hasta el triunfo?
Marina: Aprendí mucho en aquel torneo. Luchamos contra la adversidad en varias ocasiones y logramos superarla. La gente creía que íbamos a ser el único “first seed” que iba a perder antes de la Final Four. Trabajamos juntas y nos mantuvimos juntas en los peores momentos, eso es lo que más aprendí a lo largo de aquel proceso. Si tú crees puedes triunfar en lo que sea. Y nuestro equipo lo hizo.

 

P. ¿Es posible explicar lo que sentiste cuando entró aquel tiro de Arike Ogunbowale?
Marina: Fue uno de los mejores momentos de mi vida. Ni siquiera podía creer lo que estaba pasando. Anotamos dos buzzer beaters en esa Final Four. Además, mucha gente estuvo apoyando el baloncesto femenino en Estados Unidos aquellos días. Recibimos mucha atención por parte de la prensa. Creo que las dos Final Four en las que he estado presente han supuesto un gran salto para el baloncesto femenino en Estados Unidos.

 

P. El pasado verano diste el salto a la WNBA. ¿Es difícil el cambio?
Marina: En la WNBA tan sólo hay 144 plazas y muchas grandes jugadoras. Una jugadora en esta liga debe encontrar una buena situación para ella, encajar y demostrarles en qué es buena. Pero también hay que entender que hay quien lleva diez, once o doce años en la competición y va a jugar más que tú. Así que tienes que demostrar tu validez pero, a su vez, entender que tu tiempo llegará más tarde.

 

P. Has compartido vestuario con leyendas como Candace Parker o Nneka Ogwumike. ¿Qué has aprendido de ellas?
Marina: Ellas me han enseñado qué hace falta para llegar a ser profesional al más alto nivel. He aprendido que todo importa, incluso los pequeños detalles que, como recién llegada a la liga, no acabas de entender. Te muestran también por qué eso es importante. Si como rookie eres una esponja y tratas de aprender de las mejores, estás empezando con buen pie tu camino hacia el éxito.

 

Resultado de imagen de Marina Mabrey LA SPARKS

 

P. ¿Cuál es tu opinión con respecto al nuevo convenio colectivo de la WNBA?
Marina: Es un gran paso para la liga. Las jugadoras que llevan varias temporadas en ella llevaban muchos años luchando para conseguir un convenio como este. Se ha puesto mucho esfuerzo y dedicación para lograrlo. Tras mucho tiempo intentándolo, cada vez se está impulsando más el deporte femenino. Pese a ello, tenemos que seguir haciendo campañas y mostrar a la gente qué está pasando en la WNBA, Euroliga, Eurocup y todo el deporte femenino en general. Con ello, el próximo convenio colectivo será todavía mejor e iremos creciendo poco a poco. El nuevo ha supuesto un punto de inflexión porque supone un salto muy grande con respecto al anterior acuerdo.

 

P. No sólo mejoran vuestros salarios, sino también las condiciones de trabajo…
Marina: Eso es. Contar con el apoyo de la WNBA en caso de embarazo nos lo pone todo mucho más fácil si alguna de nosotras decide formar una familia. El hecho de no tener que preocuparnos por cosas como esta o poder tener nuestra propia habitación individual en los hoteles hace que nos podamos tomar en serio nuestro trabajo.

 

#EntraEnLaZona

12 comentarios en «Entrevista | Marina Mabrey, WNBA en Dallas Wings»

Deja una respuesta