Leslie Knight ha disputado su último partido por un tiempo, ya que va a colgar las botas momentáneamente para ser madre. La jugadora del Movistar Estudiantes lleva varios meses de embarazo y le llegó el momento de poner pause a su carrera.

En el partido del conjunto madrileño contra el IDK Euskotren de la decimonovena jornada de la liga se despidió a Knight, en el que es sin dudas uno de los momentos más emotivos de esta competición.

 

 

Algunas de las palabras de Leslie en la web del club:

«Hola, soy Leslie Knight y quiero comunicaros que mi último partido de la temporada será el 29 de enero por una baja médica que es una buena noticia. Las cosas de la vida pasan… y estoy esperando un bebé. Estoy embarazada de tres meses.

Hablando con los médicos y el club hemos decidido que ya es hora de relajarse un poco y animar al equipo desde el banquillo y en los entrenamientos. Hasta aquí hemos llegado.

Como mujer deportista llevo muchos años queriendo eso, ser deportista. Llegué a España con 22 años y mucha ilusión para jugar al baloncesto, sin ninguna intención de ser madre, ni siquiera tenía pareja entonces. Pero van pasando los años y llegas a un momento en tu vida en que dices que quizá deberías ir pensando en el siguiente capítulo de tu vida, el tiempo no espera para nadie.

Es una decisión difícil porque llevo 30 años jugando al baloncesto y es algo que me apasiona: jugar y formar parte de un equipo, es una de las cosas más bonitas que puedes hacer en tu vida, disfrutar con tus compañeras.

La temporada pasada fue estupenda, de ensueño. Pero cuando cumples 35 años… tengo muchas amigas que ya tienen niños que cuentan que los niveles de riesgo con esa edad aumentan, empiezas a verlo de manera diferente. Como deportista ¿qué haces? ¿Dejas de jugar y ya está, sin saber cuándo te vas a quedar embarazada?

 

 

Lo que hice yo fue hablar con Alberto Ortego (NOTA: entrenador y director deportivo del femenino) y decirle que Juanma (NOTA: su marido) y yo queríamos intentar ser padres, pero no sabíamos si sería ese verano ya, en seis meses, en un año, si habría que acudir a pedir ayuda… eso no lo sabes. Conozco casos de mujeres de mi edad que han ido a clínicas, que han tardado un año o dos. Es difícil: ¿dejo de jugar a un deporte que me ha dado tantas alegrías tantos años? Es más ¿dejo de cobrar un sueldo? No hablamos de un hobbie, jugando al baloncesto me gano la vida. Es una decisión muy complicada.

Hablando con Alberto llegamos a un acuerdo. Me dijo “Leslie, yo quiero que seas madre, me haría mucha ilusión, ser padre es lo mejor que me ha pasado en la vida. Podemos arriesgarnos contigo y que estés con el equipo en la pista mientras puedas, y luego continúas vinculada, no vas a desaparecer. Sigues formando parte de Movistar Estudiantes como si fuera una baja médica de cualquier otro tipo”.

Empezamos a final de la temporada pasada a intentarlo, no venía, los meses iban pasando… hasta que llegó en un momento en que dije “quizás me pasa algo” y es cuando se lo comuniqué a Alberto. Desde entonces el club me ha arropado, me han felicitado, ofrecido consejos y ayuda de todo tipo.

Me siento muy arropada y feliz. Triste por tener que dejar de jugar, soy una jugadora que nunca ha saltado del barco a mitad de temporada, es algo que me cuesta mucho porque un equipo es un equipo y no me gusta dejarlo a medias. Pero a veces hay cosas en la vida que son más importantes. Cuando se lo comuniqué a mis compañeras me dieron un abrazo entre todas, están muy contentas por Juanma y por mí.

Mientras pensaba en todo esto, si se lo decía al club o no, hablé con unas amigas de toda la vida de EEUU. Y me decían queno tenía por qué decírselo a nadie, que era mi vida privada. Y por un lado sí, tienen razón.

Pero por otro a mí me cuesta, porque sé lo difícil que es formar un equipo, me doy cuenta cuando veo a los entrenadores negociando las incorporaciones todo el verano intentando poner las piezas. Si me quedo embarazada en agosto justo antes de empezar la pretemporada, y tengo que comunicarlo en octubre… eso para mi hubiera sido difícil. Tengo conexión personal y emocional con mis entrenadores y mi club, por eso quise ser sincera desde el principio y estoy feliz y tranquila por haberlo hecho así.

Mis amigas me dicen: “Leslie, ¿un hombre habla con su entrenador de su vida personal? ¿un hombre comunica a su jefe que quiere ser padre?” No conozco ningún caso, los hombres nunca tienen que tener esta conversación, y quizás yo tampoco. Pero quise hacerlo así, y no me arrepiento.

 

Podéis continuar escuchándola:

 

 

 

 

Imágenes vía: Movistar Estudiantes

 

#EntraEnLaZona

 

Si te gusta nuestro contenido puedes apoyarlo suscribiéndote en Patreon, donde además tienes artículos y podcasts exclusivos. ¡En patreon.com/elperimetro lo encontrarás!