Si hace un año nos hubieran dicho que Lauren Jackson va a volver del retiro y darle una nueva medalla a Australia en el Mundial, lo normal era pensar que es una utopía.

Pero no, no fue un sueño. Las Opals ganaron el bronce en Sydney con 30 puntos de Lauren en el partido por el metal. Una de las mayores leyendas de la historia del deporte escribió el capítulo más importante en su carrera a los 41 años.

«Fueron los 10 meses más increíbles de mi vida» fueron sus palabras en la emotiva rueda de prensa tras el partido contra Canadá. Es una estrella que lo ha ganado todo, pero lo que hizo en este campeonato es desorbitado.

Para poner en contexto la locura que hizo Jackson, hay que saber que cuando ella ganó su primera medalla con Australia (junio de 1998), su compañera de equipo Ezi Magbegor todavía no había nacido (agosto de 1999). Y ahora consiguieron el bronce juntas.

Lauren es una jugadora a la que han disfrutado muchas generaciones distintas de fans y de jugadoras, y este regreso a las pistas fue un regalo para todos los jóvenes que en su momento no pudieron verla.

Después de retirarse prematuramente por no aguantar más los dolores, tener que trabajar sin descanso para ponerse a punto, volver más de un lustro después y tener un rol secundario durante todo el torneo, lo que hizo Jackson en el tercer y cuarto puesto fue algo único e irrepetible.

Las palabras se quedan cortas ahora mismo. Hay que dejar que pase el tiempo para asimilar lo que pasó en el Sydney SuperDome durante estas semanas. Vivimos uno de los capítulos más legendarios que ha visto este deporte.

Solo se puede dar las gracias a LJ por volver a jugar, por hacernos disfrutar como niños al otro lado de la pantalla, por demostrar que el paso del tiempo es relativo y por hacer del baloncesto un deporte más bonito.

 

 

 

 

Imagen vía: FIBA

 

#EntraEnLaZona

 

Si te gusta leer y escuchar podcasts sobre baloncesto te recomendamos que nos sigas en nuestro Patreon y allí encontrarás contenido exclusivo que no está en la web. ¡En patreon.com/elperimetro lo encontrarás!

Por Manu Fresno

La magia ocurre sobre el parqué, solo soy encargado de narrarla.