El último partido de la temporada ha quedado algo desabrido por la capacidad de las Seattle Storm de romper el marcador sin poner nada de emoción en el último cuarto.

Este contexto hizo que la celebración fuera un poco fría al principio, pero fue cogiendo fuerza acorde pasaron los minutos y fueron asimilando que salieron campeonas de la burbuja.

Este fue el momento exacto en el que las titulares, que estaban en el banquillo, empezaron a animarse y convertir la cancha de la IMG Academy en una fiesta:

 

Luego recibieron el trofeo de campeonas y le dieron a Breanna Stewart su segundo MVP de las Finales. A partir de ese momento todo se tiñó de verde y amarillo, incluida la pobre Holly Rowe que terminó sin sacarse todos los trozos de papel de encima hasta el final de la retransmisión.

 

39 años y cerca de cumplir los 40, pero Sue Bird sigue siendo joven de mente y mientras su cuerpo se lo permita seguirá siendo una de las jugadoras de la élite en la WNBA siendo historia en activo de la liga.

 

Como no podría ser diferente, llegó el momento del champagne y las Storm se pusieron las gafas de buceo para comenzar una guerra llena de felicidad en el vestuario.

 

Además, Sami Whitcomb acompañó a sus compañeras desde la distancia al no haber podido acompañarlas en las Finales por viajar a Australia para vivir su maternidad desde el principio.

 

Y finalmente, a Megan Rapinoe le ha rentado estar la temporada acompañando a su pareja en la burbuja al haber podido celebrar juntas el campeonato.

 

#EntraEnLaZona

 

Si te gusta leer y escuchar podcasts sobre baloncesto te recomendamos que nos sigas en nuestro Patreon y allí encontrarás contenido exclusivo que no está en la web. ¡En patreon.com/elperimetro lo encontrarás!

Deja una respuesta