La joven jugadora coreana de Las Vegas Aces se quedó al margen esta temporada de ir a la WNBA, pero eso la ha ayudado a centrarse para ser una auténtica superestrella en la liga nacional de su país.

A los 21 años, Ji-Su Park ha empezado como un cohete en la liga de Corea del Sur. Un país donde se ha podido ver a jugadoras de la WNBA en otros años como a la brasileña Damiris Dantas.

Durante la actual temporada no ha hecho ningún partido que no sea con un doble-doble en puntos y rebotes, siendo una fuerza dominante en ambos lados de la cancha. Algo que quizá le quede algo lejos en la WNBA pero que le permitirá tener más oportunidades en las Aces de cara al futuro.

El primer partido fue de 27 puntos, 11 rebotes, 6 asistencias y 6 tapones, el segundo con 33 puntos, 19 rebotes, 4 asistencias y 4 tapones y por último 24 puntos con 17 rebotes. Unos números de escándalo que seguramente agraden a Las Vegas tras elegirla en la segunda ronda del WNBA Draft 2018.

 

 

En las Aces ha jugado 57 partidos, siendo incluso titular en 11 de ellos, con 10.1 minutos de media en su corta carrera. Ha sido un buen comienzo y puede que tras este gran papel en Corea termine con un rol más importante en los Estados Unidos aunque sea en otro equipo, ya que los puestos interiores están muy cotizados en Las Vegas.

 

#EntraEnLaZona

 

Si te gusta leer y escuchar podcasts sobre baloncesto te recomendamos que nos sigas en nuestro Patreon y allí encontrarás contenido exclusivo que no está en la web. ¡En patreon.com/elperimetro lo encontrarás!

Deja una respuesta