La nueva jugadora de las Phoenix Mercury no se va a poder estrenar con sus compañeras en la IMG Academy este 25 de julio. Debido a riesgo médico, Jessica Breland se queda al margen de la temporada y deja un hueco importante en la plantilla de Arizona.

La forward tuvo cáncer durante su etapa universitaria siendo parte de North Carolina Tar Heels en la temporada 2009/10, y eso hace que los médicos le hayan recomendado no arriesgarse a estar en la ‘Wubble’ y mejor se cuide en su casa.

«Estas últimas dos semanas han sido realmente difíciles para mí. Como superviviente al cáncer, temes una recaída, pero nunca piensas en los efectos a largo plazo que la quimioterapia tiene en tu cuerpo. La amenaza del coronavirus me ha obligado a reconocer una dura realidad, aunque soy una de las 144 mejores jugadoras de la WNBA, mi batalla contra el cáncer hace años me dejó vulnerable al coronavirus. Con el corazón encogido, estaré sentada la próxima temporada de la WNBA. Tengo la suerte de contar con la familia Phoenix detrás de mí y su pleno apoyo. ¡Les deseo a todos lo mejor en Florida, pensaré en ellas y las alentaré desde lejos!«, dijo Breland en un comunicado de la franquicia.

Con esto, Phoenix se queda con 10 jugadoras en la plantilla para afrontar la temporada. Aunque obviamente desde el equipo entienden la situación. «Ella tiene todo nuestro apoyo, sigue siendo un miembro de nuestra familia y sabemos que se sintonizará cada noche para apoyar a sus compañeros de equipo«, dijo el gerente general Jim Pitman.

Diana Taurasi, Brittney Griner, Skylar Diggins-Smith, Nia Coffey, Sophie Cunningham, Bria Hartley, Alanna Smith, Brianna Turner, Kia Vaughn y Shatori Walker-Kimbrough son las jugadoras con las que cuentan las Mercury ahora mismo.

 

#EntraEnLaZona

 

Si te gusta leer y escuchar podcasts sobre baloncesto te recomendamos que nos sigas en nuestro Patreon y allí encontrarás contenido exclusivo que no está en la web. ¡En patreon.com/elperimetro lo encontrarás!

Por Manu Fresno

La magia ocurre sobre el parqué, solo soy encargado de narrarla.

Deja una respuesta