Hemos tenido la oportunidad de concretar otra entrevista para seguir acercando el baloncesto de la liga universitaria en los Estados Unidos. En el caso de hoy, Blanca Millán es una jugadora gallega que ha llegado a jugar en Maine, por encima del Estado de Massachusetts.

Antes de empezar a hablar con esta jugadora, es mejor que os pongamos en contexto de su magnitud. Solamente vamos a mirar la temporada pasada y nos sobra para que entendáis quien es los que no sigáis el baloncesto universitario. Fue nombrada America East Player of the Year, America East Defensive Player of the Year, America East First Team All-Conference, America East All-Tournament Team y America East Tournament Most Outstanding Player. Un curriculum envidiable, y por suerte tenemos la oportunidad de hablar con ella para que nos cuente con sus palabras que se siente en la WNCAA.

 

¡No puedo empezar de otra forma que dándote las gracias! Es un placer poder robarte un poco de tu tiempo y poder seguir acercando el baloncesto universitario a nuestros lectores. Antes de llegar a Estados Unidos ya destacabas muchísimo. Estuve viendo lo que encontraba tuyo por Youtube, y en partidos como la Final Copa Galicia Autonómica en el 2015/16 se te notaba que tenías mucho talento. Además de que firmabas promedios de 27 puntos, 13 rebotes, 10 asistencias y 4 robos, siendo una jugadora total. ¿Qué recuerdas de esa etapa en Peleteiro? ¿Pensabas que llegarías a donde estás ahora?

Blanca: ¡Muchas gracias! Mis recuerdos son inmejorables, aprendí muchísimo y aunque a veces sufría, me lo pasé genial. Peleteiro fue mi escuela de baloncesto, vengo de allí, siempre será mi casa. Y, desde luego, aunque lo soñaba nunca creí que fuera posible llegar hasta aquí.

 

Una vez tocó dar el salto ‘al otro lado del charco’, sabemos que hay diferentes formas de acceder a la liga universitaria. En tu caso, ¿fue mediante un agente, contactó la propia universidad o cómo fue el proceso para que llegarás a Maine Black Bears?

Blanca: Con la selección española U16 jugué el Campeonato de Europa donde fuimos medalla de bronce. Allí me vio jugar un ojeador de universidades americanas, me preguntó si estaba interesada en jugar aquí. Le dije que si y pasó la información sobre mi a varias universidades que se pusieron directamente en contacto conmigo. Finalmente, de todas las opciones, nos pareció que Maine era la más adecuada para mi tanto a nivel personal como universitario y deportivo.

 

En tu primera temporada en la WNCAA no tardaste en adaptarte y hacer muy bien las cosas. Estuviste de titular en los 34 partidos y entraste en el quinteto All-Rookie de America East. ¿Notaste muchas diferencias con lo que hacías en España o te costó tener el mismo dominio que lograste en Galicia?

Blanca: Si, noté mucha diferencia cuando llegué y al principio me costó adaptarme. De entrada, en casa entrenaba 3 o 4 días a la semana, máximo un par de horas y aquí, son varias horas diarias con un día de descanso. Y por supuesto, nunca había hecho pesas así que no fue fácil. Es cierto que trabajé mucho y, poco a poco, fui ganándome la confianza del cuerpo técnico, mis compañeras y el puesto en la pista pero, el primer año fue duro.

 

En el segundo curso, ya empezaste a crecer a nivel descabellado hasta entrar en el America East First Team All-Conference, America East All-Defensive Team y America East All-Tournament Team. ¿Fue cuestión de adaptarte mejor o influyeron los entrenamientos allí para poder desplegar ese buen baloncesto?

Blanca: Todo influye. Entrenaba mejor, conocía mejor la liga, la competición, mis entrenadoras también vieron mi manera de jugar, supieron como sacar lo mejor de mi y a eso, sumamos que como equipo somos una familia. Creo que lo he repetido infinidad de veces pero es que mis compañeras de equipo son mis hermanas, son fundamentales en mi vida. En Santiago jugaba con mi hermana y eso era un plus, aquí me pasa lo mismo, jugar con personas a las que respetas y quieres, ayuda muchísimo.

 

 

Una vez fuiste junior, tuviste la America East a tus pies y desplegaste un juego que hacía imaginarte ya en el draft de la WNBA. ¿Qué se siente al conseguir una temporada tan buena a nivel individual y que además a nivel colectivo fueron America East Regular Season y Tournament Champions por segundo año consecutivo? Una vez puede ser casualidad, pero ganar de forma repetida significa que se hacen las cosas muy bien.

Blanca: Es lo que te decía, nos conocemos bien entre nosotras, sabemos cómo es de exigente nuestra pretemporada que nos prepara para una liga complicada y además, el cuerpo técnico sabe sacar lo mejor de nosotras. Creo que hay una buena planificación del trabajo en equipo y además, cada una de nosotras nos esforzamos en cumplir en el trabajo individual. Trabajamos muy duro y esto, normalmente, trae buenos resultados.

 

A finales de 2019 llegó la noticia que ninguno hubiéramos querido leer nunca, tu lesión. Tienes un blog en el que hablas sobre tu recuperación, el cual recomiendo y dejaré vinculado (aquí), por lo que no quiero quitarte mucho tiempo con eso. Me quiero centrar en como afrontas a nivel mental el tener que esperar para volver a las canchas. ¿Se hace muy complicado ver que el mundo del baloncesto avanza y no puedes ir con él por ahora? Siempre se pueden equilibrar los pensamientos para convertir lo malo en algo bueno, pudiendo aprovechar este tramo para, como bien dice el refranero, levantarte más fuerte.

Blanca: La lesión fue un golpe durísimo y estuve muy tocada mentalmente. De repente, todo se para e intentas buscar una explicación y… No la hay así que no te queda más remedio que asumirlo y afrontarlo. Finalmente, te das cuenta que es un tropiezo en el camino, que las cosas pasan por algo. Así que estoy en pleno proceso de recuperación, trabajando en ello con tanta intensidad y tanto esfuerzo como cuando entreno para jugar algo que, por supuesto, echo mucho de menos. Estoy en el día a día y deseando que llegue el momento que pueda volver a la pista.

 

Supongo que conocerás a Derrick Rose, el jugador de la NBA y el MVP más joven de la historia que sufrió una lesión en su rodilla que hasta ahora no le ha permitido volver a disfrutar del baloncesto. Un caso donde lo mental supera a los físico. ¿Te ves con la fuerza de volver a coger las cosas donde las dejaste? Por lo que he leído a falta del placer de conocerte, eres muy guerra y con mucha energía, lo que me da un buen augurio sobre que esto no influenciará en tu carrera para mal.

Blanca: Si, como te decía, solo pienso en recuperarme y desde luego, en volver a alcanzar el nivel en el que lo dejé. Pienso en tantos deportistas conocidos o no que han pasado por ello y han vuelto a estar a su nivel. No puedo pensar en otra cosa que no sea recuperarme completamente pero solo el tiempo lo dirá.

 

Con esto terminamos, ¡de nuevo te repito que muchas gracias Blanca! Ya te lo dije, pero te repito que te deseo lo mejor en tu recuperación. No puedo esperar a empezar a verte jugar y, ahora que tenemos sección universitaria en la web, cubrir tus partidos. Aquí siempre tendrás tu espacio ya sea en forma de entrevista, artículo sobre tus avances o cualquier cosa que surja.

 

Podéis seguir a Blanca en Twitter aquí: @Bmillan11

#EntraEnLaZona

Por Manu Fresno

La magia ocurre sobre el parqué, solo soy encargado de narrarla.