Hace no mucho vivimos una época donde la mayoría de las jugadoras destacadas de España estaban dispersas por otras ligas europeas, pero ahora prácticamente todas han vuelto.

El Valencia Basket lleva un tiempo haciendo algo muy importante por el baloncesto español. Ya es media decena de jugadoras nacionales que traen desde clubes repartidos por el continente, ayudando a que la liga crezca. Hace unos años era impensable ver de regreso a varias y ahora es una realidad tenerlas aquí.

Después de traer a Cristina Ouviña y Leticia Romero desde Praga, a Queralt Casas de Landes y Ángela Salvadores del Besiktas, la última en llegar fue Alba Torrens desde Ekaterimburgo. Son jugadoras que no tenían relación con el club cuando firmaron por primera vez pero que confiaron en el proyecto.

A esto hay que sumar que no solamente vienen, sino que se quedan como se puede ver en la reciente renovación de Ouviña y Casas hasta el 2025. Por lo que acompañarán a Raquel Carrera que tiene contrato hasta el mismo año. Una gran columna vertebral para asegurar un buen futuro en Valencia. Mientras que otras como Marie Gülich, Romero o Salvadores siguen en la plantilla con el cambio de temporada.

Hacía falta un proyecto así para que se impulse a la Liga Femenina Endesa con el talento nacional. Es vital atraer más público para que la competición crezca y tener una plantilla así en una ciudad como la capital de la Comunidad Valenciana ayuda mucho. Ya se vio en los playoffs con su pabellón casi lleno que si se cuida el producto pasan cosas muy positivas.

“El Valencia me ha dado la ilusión que necesitaba. Es un cambio, adaptación, seguir aprendiendo… Formar parte de un proyecto que he visto crecer desde la distancia” decía Torrens en un entrevista con Última Hora Mallorca, a lo que añadía: “La afición en La Fonteta es espectacular. Pienso que el crecimiento de la liga pasa porque todos los equipos y clubes hagan un esfuerzo conjunto para potenciarla”.

 

 

 

En los últimos años el equipo taronja no solo ha hecho las cosas bien fuera de la cancha también ha conseguido levantar la EuroCup, la Supercopa de Europa y la de España, y la afición ha respondido con un gran respaldo en las gradas.

Jugadoras que continúan en el club como Romero agradecieron a la afición por el apoyo que les han dado esta temporada, y otras que no siguen vestidas de taronjas como Laura Gil o Celeste Trahan-Davis también tuvieron buenas palabras para la gente que va todas las semanas al pabellón. Cuando las cosas se hacen bien, los fans responden y es lo que se está viendo en la Fonteta con el paso de las temporadas.

“De esta temporada me quedo con toda esa gente que cuando nos ha visto caer… Ha remado, sufrido y empujado con nosotras. Gracias afición” fueron las palabras de la jugadora canaria en su cuenta de Instagram.

“Nunca son fáciles las despedidas, pero después de dos años toca decir adiós Valencia. Ha sido un placer jugar para una afición como vosotros familia taronja. Gracias por vuestro apoyo desde el primer día hasta el último” publicó Gil tras conocerse su marcha al finalizar la temporada.

Valencia ha conseguido algo muy importante que es tener a las personas de la ciudad atentas al equipo y revivir esa chispa que ya existió en su momento cuando el Ros Casares. Y es un club que no solamente tiene aficionados en su ciudad, ya que vayan al pabellón que vayan jugadoras como Cristina, Queralt o Raquel están sacándose fotos, firmando autógrafos y con la gente que espera fuera un buen rato. Algo que seguro que ahora con Alba se ve también habitualmente.

Todavía falta dar un pequeño paso más en las competiciones nacionales para levantar más títulos, pero han logrado hacerse fijas en la disputa de la liga ante Perfumerías Avenida que era un paso muy importante teniendo en cuenta los pocos años que llevan compitiendo en la élite. Ahora queda lo difícil que es aguantar arriba, pero logrando la continuidad del núcleo de jugadoras es la mejor forma de hacerlo y esa está siendo su apuesta.

 

Queralt Casas: «Mejorar la pasada temporada es ganar las finales y no  perderlas» | Las Provincias

 

Han formado un buen grupo de jugadoras con contratos de varias temporadas, cosa que no es muy habitual en Europa aunque por suerte cada vez se vea más. Otro factor importante que hace crecer el nivel de profesionalismo en la LF Endesa. Es cierto que hace falta respaldo económico para permitirse esto, pero la estabilidad que le da a las jugadoras es un gran alivio dentro de una liga que no está considerada como profesional.

Cada temporada el Valencia normalmente da los pasos correctos y la llegada de Alba es la muestra de ello. Después de 11 años jugando por Europa, un club ha podido llegar a un acuerdo para su regreso a España y que podamos disfrutarla desde las gradas en la LF Endesa.

Cuando Torrens, Ouviña o Casas salieron de España, las condiciones que había en los clubes de aquí eran muy distintas a las actuales y era necesario que tuvieran un sitio como el equipo taronja para poder plantearse volver. En líneas generales hay que agradecerle bastante al Valencia por lo que está ayudando a impulsar la liga hacia el camino del profesionalismo y que siga creciendo año a año en distintos aspectos.

Y es que en este club cuidan mucho algunos detalles, desde el ‘Muro de los sueños’ donde se apuntan los nombres de las jóvenes de la cantera que han debutado con el primer equipo hasta la preparación de cada partido en casa. Cosas que luego dan resultados como las 6.000 personas en la Fonteta o tener a jugadoras como Claudia Contell o Awa Fam en la élite siendo tan jóvenes.

Todo pasa por algo y aunque todavía quede mucho por hacer, el Valencia está en el enfoque indicado en varios aspectos en un mundo de jugadoras profesionales en una liga que a veces es muy precaria.

 

 

 

 

Imágenes vía: FEB y Valencia Basket

 

 

#EntraEnLaZona

 

Si te gusta nuestro contenido puedes apoyarlo suscribiéndote en Patreon, donde además tienes artículos y podcasts exclusivos. ¡En patreon.com/elperimetro lo encontrarás!

Por Manu Fresno

La magia ocurre sobre el parqué, solo soy encargado de narrarla.